viernes, 1 de diciembre de 2006

MATRIZ BIOLÓGICA DE LA EXISTENCIA HUMANA


El entendimiento de la matriz biológica de la existencia humana constituye un dominio reflexivo en el cual tenemos la libertad operacional y espiritual para vernos a nosotros mismos como seres autónomos y que se respetan a sí mismos en lo que somos o podemos ser como seres humanos, si así lo deseamos, en nuestras vidas individuales y en los mundos que creamos en nuestro vivir con otros.

El amar ha sido la emoción central conservada en la historia evolutiva que nos dio origen. Esto es, que el amar ha sido la emoción central conservada en la historia evolutiva que nos dio origen desde unos seis o siete millones de años atrás. Como tal la biología del amar es central para la conservación de nuestra existencia e identidad humana.
Somos un presente en continuo cambio y siempre es posible hacer algo diferente a lo que hemos venido haciendo; por tanto, siempre es posible cambiar. La matriz biológica de la existencia humana lo confirma a través del respeto, la reflexión, el reconocimiento del otro como otro válido, elementos esenciales para el desarrollo del hombre del presente, más tolerante, más reflexivo y más flexible. Los adultos de hoy podremos enseñar a los adultos del mañana; la responsabilidad no es delegable al futuro, es preciso tomarla en el presente.
Pero debemos ampliar nuestra su capacidad de acción y reflexión en el mundo que actualmente vivimos donde los cambios tecnológicos conmueven los fundamentos de nuestro actuar y nuestro pensar por las transformaciones que genera, abriendo preguntas sobre la legitimidad ética de lo que hace posible.
Nuestro mundo constituye un conjunto de redes interconectadas el uno con el otro que hace que la comunicación sea parte esencial entre los seres humanos.

La Matriz Biológica de la Existencia Humana se sostiene en dos concepciones de la biología: la Biología del Conocer y la Biología del Amar. "La Biología del Amar es parte de nuestra biología, y cuando se habla de la Biología del Conocer también se habla de nuestra biología., esta visión de la Matriz Biológica de Existencia Humana, lo que estamos hablando es de biología, biología cultural. Tiene que ver con los seres biológicos que somos. Somos seres biológicos, querámoslo o no. Yo, en mi santidad espiritual, si me muero, mi santidad espiritual desaparece, no tiene presencia. Los seres vivos existimos en el vivir, los seres humanos existimos en el vivir. Nuestro vivir es un fenómeno biológico. Es biológico cualquier suceder que implica la realización del vivir por lo menos de un ser vivo.
La Biología de Amar no es que sea un fundamento o un camino para acabar con la delincuencia o algo por el estilo, sino que el entendimiento de la Biología del Conocer y la Biología de Amar, lo que nosotros llamamos la Matriz Biológica de la Existencia Humana, nos muestra la dinámica de los procesos, nos hace tomar en serio lo que sabemos de los seres vivos en general, y de los seres humanos, en particular, como entes biológicos.
Cuando un bebé nace, nace amoroso, nace listo para ser acogido, nace en la confianza, porque hay un lugar o entorno que lo acoge. Si ese entorno lo acoge se transforma en un ser que crece, que se respeta a si mismo, que tiene confianza en si mismo, que puede atender, puede valorar, y le pasan todas esas cosas siempre que esa confianza fundamental no haya sido negada por alguna de las acciones que hacemos. Entonces, no es que la Biología del Amar o la Biología del Conocer sean un instrumento para, pero, son el fundamento para que pudiese pasar alguna conducta que, efectivamente, a través del entendimiento de lo que ocurre, pudiese tener efectos que corrijan, que disminuyan, para que no ocurra, para que, en último término, eviten esta marginalización de la gente joven que los lleva a transformarse en delincuentes o en drogadictos. Marginalización que puede pasarle también al adulto".